Thomas Sankara: the Black Star

Hoy, 15 d’octubre, se conmemora el 25 aniversario de l’asesinado de Thomas Sankara, elque fue presidente de Burkina Faso entre 1983 y 1987, y que muchos denominan el  Che Guevara Africano.

Aquella noche tranquila del 15 de octubre de 1987 en Lomé, me enteré de esta noticia, súbita y brusca: Sankara está muerto. Radio France Inter lo acababa de anunciar. Antes ya lo habían hecho los medios de comunicación africanos. En los territorios de ultramar ya se había anunciado que una estrella negra, brillante en el oscuro firmamento africano, se había apagado. Todavía recuerdo el rostro de padre Kao, en esta noche sombría, con la cabeza entre las manos y gritando de desesperación por un continente que, una vez más, había sido humillado.

Ya han pasado veinticinco años y ha llovido mucho desde entonces. Sin embargo, la noche parece siempre la misma. Una noche que cubre todo el dolor de los pueblos destrozados. La memoria no quiere olvidar la lucha de nuestros valientes padres que se resistieron a la colonización y la de sus descendientes que reclaman la independencia, los mártires de la lucha desigual contra el imperialismo económico que ha ido evolucionando desde la esclavitud hasta su fachada post moderna del capitalismo financiero. El frente contra el olvido crece cada día para que África no se olvide nunca de sus dignos hijos.

Sankara habría sido el reflejo en cuatro años de esta África al principio tan soñada por los padres de la independencia. Podría haber encarnado el final de una era ya que comenzó una nueva lucha. La lucha contra la esclavitud financiera que ata a los pueblos a la deuda. Mientras quede su recuerdo, los jóvenes africanos podrían tener todavía fé en su estrella. La fé de que un día, en alguna parte del continente, se levante de nuevo una ola de libertad. La revolución árabe ha demostrado a más de uno que las ideas intemporales ganarán siempre. «Firmo enfermo» decía Sony Labou Tansi a los jóvenes africanos para expresar la fragilidad del cuerpo y el poder del pensamiento.

Un pensamiento que ha pasado a la posteridad a través de un discurso. Alrededor de esta guardia nocturna en homenaje a la «black star» asesinada, este discurso resona todavía, alto y fuerte, en estos tiempos de crisis en los que se otorga premios Nóbeles a los verdugos en vez de a las víctimas. «Las masas populares europeas no se oponen a las masas populares africanas. Los que quieren explotar África son los mismos que explotan Europa» Sankara, julio de 1987. De Grecia a Islandia, espero que este discurso se escuche como un impulso de solidaridad africana con vuestros pueblos que luchan contra la oscuridad que invade vuestro futuro.

La noche, por muy larga que sea, no impedirá jamás brillar a las estrellas negras en el firmamento para guiar a los pueblos hacia la lucha y el bien. La patria o la muerte. ¡Venceremos!

Traducción de Andrea Redondo Serrano