1. Transición a una democracia participativa y deliberativa

1. Transición a una democracia participativa y deliberativa para:
- promover que la sociedad se implique en la elección de las orientaciones políticas
para la gestión de los recursos y su distribución equitativa,
- evitar una débil o mala aplicación de las leyes y fortalecer la legitimidad del
Estado de Derecho,
- garantizar los servicios sociales, de salud, de educación y la defensa del bien
común a toda la población,
- evitar la corrupción y mejorar la gestión pública, favoreciendo presupuestos
participativos, así como sistemas de información y de administración públicos que
garanticen el derecho de acceso a la información, la transparencia y la rendición de
cuentas de los gobiernos,
- facilitar la participación de las mujeres y de los sectores más vulnerables en la
toma de decisiones colectivas, fomentando las prácticas y las organizaciones
democráticas, con una