Transiciones

Las 7 transiciones hacia un mundo habitable para todo el mundo nacieron en el seno del Consenso de Barcelona, el cual se inició en 2008, con el fin de reunir personas de todo el mundo para hacer y consensuar propuestas ningún otros mundos deseables y posibles, sugiriendo acciones concretas de transformación social, como alternativa al modelo impuesto por el Consenso de Washington. El año 2011 se acordó la Declaración del Consenso de Barcelona 1.0: Compromiso por un mundo habitable para todo el mundo, la cual acontece la invitación a un nuevo contrato ético, social, político y económico.

En base esta Declaración desde el Consenso de Barcelona hacemos un llamamiento a todas las personas de todas las comunidades porque asuman libremente y conscientemente el compromiso de establecer un Plan de Transición en sus respectivos territorios y ámbitos de actuación (barrios, pueblos, ciudades, sectores, organizaciones, etc.). Instamos las personas de todo el mundo a inventar juntas un futuro habitable para todo el mundo.

Con estos planes por un mundo habitable para todo el mundo, cada persona o agrupación puede escoger algunos de los objetivos compartidos (35) para llevar a cabo las 7 transiciones siguientes:

Las 7 transiciones hacia:

1. Una democracia participativa y deliberativa

2. Una sostenibilidad ambiental

3. Una economía social, equitativa y sostenible

4. Un sistema financiero no especulativo

5. Una sociedad del conocimiento compartido y de la comunicación democrática

6. Un mundo que supere las guerras y la violencia

7. Una gobernanza global

Creemos que es posible la financiación de los objetivos compartidos que proponemos, gracias a la reducción de gastos en armamento, corrupción, paraísos fiscales, tráficos ilegales y con el incremento de recursos con crédito social, creación monetaria pública, tasas sobre transacciones financieras, impuestos sobre la insostenibilidad o sobre las grandes
fortunas…
Y como personas o agrupaciones en transición nos comprometemos a ejercer nuestros derechos ciudadanos de no cooperar ni colaborar, de no comprar, ni servir, ni obedecer… a aquellas organizaciones e instituciones que impidan o dificulten las transiciones.
Cada persona o agrupación adquiere así la responsabilidad de elegir los objetivos y de llevar a cabo las propias estrategias de transición, así como de compartir las propuestas, acciones y resultados con la comunidad que se forme en torno a esta Declaración.